Vamos a Pintar


Cuando los niños empiezan a tener interés por los lápices, ¡afírmense murallitas!; las paredes se convierten en el mejor lienzo. Tenerles un lugar dedicado para estas actividades evitará, o en el peor de los casos reducirá, que tu Pollock en ciernes deje su huella por toda la casa.